Saltar al contenido

Pregón Fiestas de San Roque Cañaveral 2019

11 de agosto de 2019
Peña Calimocho 1985
Fiestas de San Roque en Cañaveral, Cáceres. Peña Calimocho 1985.

Muchísimas gracias Alcalde, D. Jacinto Durán Sánchez, muchísimas gracias a toda la Corporación por haberme escogido como Pregonero, pues no hay orgullo ni responsabilidad más grande, ni cargo más alto, que subir al balcón del Ayuntamiento de Cañaveral para dar comienzo a las Fiestas de San Roque.

Soy muy consciente que este honor es para mis padres, a partes iguales. Por “nacencia y educación” para mi madre cañaveraliega y por “pasión desmedida por el pueblo de su mujer” para mi padre cacereño.

Mamá, Papá… ¡va por vosotros!

Antes de empezar, me gustaría saber si estamos todos. Así que -con permiso de la autoridad competente- pasaré lista. Que conste en acta que me ha ayudado Paola Málaga, a quien doy las gracias. Muchísimas gracias Paola si estás por aquí.

Por orden alfabético:

⁃ Azquerosos

– Los Caza Resacas

– El Cebollazo

⁃ 5 Copas demás

⁃ El Cubatón

⁃ La Chicuelina

⁃ Chupinazo

⁃ El Disloke

⁃ Los Ilegales

⁃ Los Inhumanos

⁃ Los Kedaos

⁃ La Maroma

⁃ Piratas del Cacique

⁃ El Recorte

⁃ El Revolkón

– “Semos Asina”

⁃ La Teta Negra

⁃ Tragaldabas

⁃ Valdarras

⁃ 20 de Copas

⁃ Zaragatas

⁃ Zeda el vaso

⁃ Los Zujeros

Y ahora, si me lo permitís, me gustaría completar esta lista homenajeando a las “viejas peñas”, las de nuestros mayores, aquellas que siempre permanecerán en nuestro recuerdo, porque con su entrega marcaron el camino.

⁃ Los Ángeles

⁃ Apagón

⁃ Apodos

⁃ Calimocho (mi Peña)

⁃ La Caraja

⁃ Los Escandalosos

– Gorroneros

⁃ Horóscopo

– Indígenas

⁃ La Mecha

⁃ La Palmera

⁃ La Patata

– El 15

– La Tenca

⁃ El Toril

⁃ Tintorro

Quisiera terminar de pasar lista pidiendo un aplauso para los Quintos y Quintas que celebran sus cincuenta años, los del 69 ¡Gran cosecha!

Para los que no me conozcan, yo soy cañaveraliego de segunda generación, como muchos vosotros que estáis ahí abajo. Como vosotros, quiero a Cañaveral a rabiar, con eterna y romántica locura.

Mi madre, Anamari Fernández, se sacó el carné para traer a sus hijos al pueblo todas las vacaciones, puentes y fiestas de guardar. Ella me enseñó a hablar con palabras cañaveraliegas tan nuestras como beber del “piporro”, ser un “enrréa” o un “revenío”, “atrochar”, estar “tupío”, oler a “montuno”, escupir el “bochinche” o no tragarse los “pipos” ni hacerse “piteras”.

Con los muchachos y muchachas del pueblo, aprendí a jugar en los “soportales”, “echar la pela”, “bajar a la vía”, comprar “balines” en la Fragua, tirarse al pilón, enamorarse en el Cine Málaga, pelar la pava en la Favorita o en el Majal de las Vacas… y muchísimas cosas más, aun siendo forastero de los madriles.

En Madrid me preguntaban de dónde era, por aquellas palabras tan raras que usaba y las cosas que contaba. Yo soy…

⁃ De un pantano más grande que el mar, que se había tragado carreteras, pueblos y castillos enteros.

⁃ De una silleta gigante, más alta que la peña de Francia.

⁃ De una Iglesia gótica monumental, más impresionante que la catedral de Burgos.

⁃ De un puerto sin abetos, pero con castaños.

⁃ De unas casas con chimeneas enormes.

⁃ De un convento con el claustro más chiquinino del mundo.

Que sí, que soy de Cañaveral.

¿Y vosotros?

Porque ser de Cañaveral es el título que ennoblece y quiero que me acompañe toda la vida. Como orgullosamente acompañó a mi padre, Rafa Plata, Rafa el de Cañaveral. Ese que se besaba por las calles con todas y con todos, se dejaran o no. Así, daba besos a “to los viejos y toa las viejas”: a Paco Frigolet, a Florín, a José Pedro “Cavila”, a “Fito” Málaga, a Domingo “Galero”, a Alejandro Molina, a Valele, a Arsenio, a Benito Fondón, a Collazo, a Donato, a Gutiérrez, a Portero, a Ramos, a Rivero, a Orovengua, a Plasencia, a Durán, a Carrero, a Valiente, a Martín… a mucha gente queridísima y emblemática… el Corteza, el Jurdano, Pepe el Castellano, Mateíno y sus Mirindas, el Pardal (con su eterno gesto llevándose el dedo a la nariz), Pin el del Mesón del Puerto, Santiago “el Fugitivo”, el Patato, el Carpa, el Pincha, la Señora Emília y cómo no, Rediós (ese que en fiestas se metía con el caballo percherón en los bares pidiendo pitarra y mascando chicle, porque le recordaba a las lascas de jamón). Rafa de Cañaveral, un tío “mu burro”, se vino dos veces en bici pedaleando de Madrid a Cañaveral y, otras dos, se fue en piragua remando de Cañaveral a Lisboa.

279 km en bici Madrid-Cañaveral en 1 sólo día
Primera bajada de Cañaveral a Lisboa.

Que sí coño, que soy de Cañaveral, que le pregunten a mi tía Lola Cano, “Generala” de los Boticario, los Cano, los Fernández, los Sánchez…- y que se ande con ojo D. Roberto que a ese también lo mete en vereda.

Y para despedirme, quiero haceros entrega -con muchísimo orgullo, cariño y alegría, por darme la oportunidad- de una frase que me regaló Julio Boticario (hijo) justo antes de marcharse, en enero de este año, por esas callejas de ahí abajo. Tiene muchísimo valor porque tuvo siempre a Cañaveral en su mente y en su corazón, especialmente en sus momentos postreros.

Os dejo con su frase, deseando que vosotros también lo experimentéis en estas fiestas, únicas -por lo que escucharéis que dijo Julio- en el mundo entero.

Dijo así…

“Quiero que mis hijos no dejen de ir a Cañaveral porque, en Cañaveral, comprendí el verdadero valor de la palabra amistad”.

¡Nos vemos Julio 👍!

Y por último, una pequeña invitación a que en estas fiestas nos veamos mejor, nos besemos más, nos riamos más y que nos sintamos unidos a ese gran misterio que es el formar parte de algo más grande.

Que San Roque, nuestro Patrón, nos siga cuidando a todos.

¡Viva San Roque! Viva Cañaveral! ¡Viva sus Peñas! ¡Viva las Fiestas de San Roque!

From → Extremadura

One Comment
  1. María José permalink

    Aquí una enrea, hija de Josefa y nieta de María y Agustín. Fui de la peña del 15, aún recuerdo la camiseta roja de algodón con un 15 de color negro de estilo setentero, fiesta, buen humor y mejores viandas. Y volver a las tantas bajo ese cielo cuajado de estrellas como sólo Cañaveral sabe regalarnos. Tantos y tan maravillosos recuerdos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: